Consejos para ahorrar en tu factura de la luz si eres autónomo


Ahorrar en la factura de la luz se ha convertido en uno de los objetivos más importantes de los autónomos cuando se trata de reducir los costes de su actividad. Aunque parece una meta difícil de lograr, lo cierto es que se puede rebajar la factura si se llevan a cabo algunos cambios tanto en la instalación como en las rutinas diarias.

La importancia de ahorrar en la factura de la luz

El coste de la luz se ha duplicado y hasta triplicado en muchos negocios, y esto se está llevando una gran parte de los beneficios, haciendo que determinadas actividades pierdan atractivo en cuanto a rentabilidad. De esta forma, ahorrar luz se convierte en una auténtica necesidad.

Pero hay que ir un poco más allá. El ahorro energético no es solo una cuestión que afecta a nuestro bolsillo, también es necesario a nivel social y medioambiental. La escasez de recursos es un problema que siempre ha preocupado al ser humano, y que empieza a dar muestras de haberse convertido en una realidad. En consecuencia, debemos ser más conscientes de lo que consumimos, e intentar que sea lo mínimo posible.

¿Cómo puede un autónomo ahorrar en la factura de la luz?

Revisar la potencia contratada

Una de las «culpables» del exceso de consumo de luz en hogares y negocios es la potencia contratada, ya que, con frecuencia, no se ajusta a las verdaderas necesidades. Por eso, lo primero que debe hacer el profesional es estar al tanto de la potencia que tiene contratada para su negocio, información que puede encontrar en la factura eléctrica.

Quizás te interesa:  ¿Qué significa estar al corriente de pago?

No hay una potencia eléctrica predeterminada para pymes o pequeños negocios. El consumo eléctrico del local de un autónomo puede ser igual al de una vivienda (menos de 10 kW) o llegar a ser superior a 15 kW, pero lo habitual es que su consumo esté entre 10 y 15 kW, lo que equivale a la antigua tarifa 2.1.

Por ejemplo, una cafetería puede necesitar una potencia de entre 10 y 15 kW para poder tener en funcionamiento a la vez electrodomésticos como el lavaplatos o la cafetera, mientras que para una oficina será suficiente con menos de 10 kW.

Comparar tarifas

El mercado de la electricidad está liberalizado, y esto nos permite ahorrar en la factura de la luz. Si cuando vas a contratar un seguro comparas las opciones que tienes a tu disposición, lo mismo deberías hacer cuando se trata de escoger la compañía eléctrica.

Una vez que sabes cuál es la potencia más adecuada para tu negocio, es hora de echar un vistazo a lo que hay en el mercado. Las compañías suelen ofrecer tarifas especiales para negocios y profesionales, así que es buena idea informarse sobre ellas y compararlas para encontrar la más interesante.

Aprovechar la luz natural 

Cuanto menos tengas que recurrir a la luz eléctrica en tu negocio, mucho mejor. La clave está en potenciar todo lo posible la luz natural. En lugar de tapar las ventanas con cortinas o persianas, vamos a dejarlas lo más despejadas posibles. El sol reducirá tu necesidad de tener encendidas las luces dentro del establecimiento y, además, mantendrá el interior más caliente durante los meses de invierno.

Quizás te interesa:  Los riesgos de guardar dinero en efectivo si eres autónomo

En verano, puedes cubrir las ventanas para que el calor no entre en el inmueble, pero procura usar sistemas que no impidan demasiado el paso de la luz natural.

Climatizar de forma eficiente para ahorrar en la factura de la luz

La climatización debe aportar confort, pero eso no significa que nos deba permitir ir en manga corta en invierno o qué debamos llevar chaqueta en verano.

El aire acondicionado y la calefacción pueden incrementar mucho el consumo energético en un negocio, pero también pueden contribuir al ahorro energético si se utilizan de forma eficiente. En verano, el aire acondicionado debería estar entre 25º C y 27º C, mientras que en invierno la calefacción no debería estar por encima de los 20º C.

Si te acostumbras a estas temperaturas, tendrás una sensación de confort en el interior de tu local, a la vez que controlarás el gasto energético.

Pasarse a los equipos de alta eficiencia

Además de cambiar algunas costumbres, para ahorrar en la factura de la luz hay que hacer ajustes en los equipos que se utilizan en el negocio. Por ejemplo, los equipos informáticos, que pasan buena parte del día encendidos, deben ser lo más eficientes que sea posible, y hay que apagarlos después de cada jornada. Incluso en la pausa para la comida, si la misma va a prolongarse más de 30 minutos.

Respecto a las luminarias, resulta conveniente cambiarlas por iluminación LED, cuyo consumo energético es mucho menor que el de otros sistemas como las luces halógenas o los fluorescentes.

También se puede recurrir al uso de temporizadores para ajustar las horas de encendido y apagado de los escaparates, de los equipos informáticos, de la climatización, etc.

Quizás te interesa:  El ahorro de los autónomos de cara a la jubilación

Ahorrar en la factura de la luz no es imposible. Haciendo algunos ajustes de mayor o menor entidad, podemos obtener resultados muy interesantes. ¿Quieres seguir ahorrando en tu negocio sin renunciar a recibir un buen servicio? ¡Déjanos ayudarte a encontrar tu seguro perfecto!

Artículos relacionados

Escribe tu teléfono y te llamamos nosotros

Horario de atención al cliente: de lunes a jueves de 9h a 18h y viernes de 9h a 14h