Los riesgos de guardar dinero en efectivo si eres autónomo

Ni la pandemia ha conseguido acabar con el viejo hábito de los españoles de guardar dinero en efectivo en casa. Una costumbre arraigada tanto en los ciudadanos particulares como en los autónomos. Sin embargo, la Agencia Tributaria ha señalado que esto puede tener más riesgos de lo que se suele creer. Y ello, a pesar de que, tener dinero en casa, no necesariamente es síntoma de que se esté obrando al margen de la ley.

Continúa a lucha contra el fraude

Dentro del marco de la lucha contra el fraude y el blanqueo de capitales, los Poderes Públicos han venido limitado el uso del dinero en efectivo. Desde julio de 2021 no se pueden hacer en efectivo pagos entre profesionales que superen los 1.000 euros.

Si se incumple esta prescripción legal, la sanción que se impone es equivalente al 25% de la cantidad efectivamente pagada. Lo normal es que de la multa deba responder el pagador, pero Hacienda también puede llegar a sancionar a quien acepta cobrar en monedas o billetes cuando la cuantía excede de la señalada anteriormente.

En la mayoría de los casos, este tipo de fraude llega a conocimiento de Hacienda porque uno de los implicados lo denuncia. Por ejemplo, quien ha pagado a un autónomo para que le haga una reforma y no ha quedado satisfecho con el resultado. Si no tiene una factura para reclamar (en este caso también habría una infracción en materia de IVA), la denuncia directa ante la Agencia Tributaria es la única vía que le queda. Además, la normativa dice que la parte denunciante no será sancionada si avisa de lo sucedido en los tres meses siguientes a la fecha de pago.

¿No se puede tener dinero en efectivo en casa?

Cualquiera puede sacar dinero de su cuenta corriente y guardarlo en casa. Si ese dinero ha llegado de forma legal a manos del interesado, ha quedado registrado en el banco y es conocido por Hacienda, todo es legal.

Quizás te interesa:  El ahorro de los autónomos de cara a la jubilación

Pero, para los autónomos, manejar efectivo se está convirtiendo en un auténtico problema. El conflicto surge cuando ese dinero todavía no ha sido declarado.

Imaginemos que un profesional por cuenta propia tiene un negocio y va guardando la recaudación en casa o en su establecimiento para ingresarla cuándo tiene una cifra algo elevada. Así se ahorra tener que ir con tanta asiduidad al banco.

Si la cifra que ingresa supera los 3.000 euros, esto se comunica inmediatamente a Hacienda, que puede solicitar la documentación que acredite la procedencia de ese dinero.

El viejo truco de dividir los ingresos (lo que se conoce como «pitufar»), tampoco da buenos resultados. Si los ingresos, aunque pequeños, son constantes, esto también puede despertar las sospechas del Fisco.

Puede ocurrir qué, tras solicitar la justificación de los movimientos realizados, la Agencia Tributaria no se quede satisfecha. En ese caso considerará que ha habido un incremento patrimonial no declarado a través del IRPF, e impondrá una sanción que puede alcanzar el 150% de la cantidad ingresada.

El gran riesgo de tener dinero en efectivo en casa o en el negocio

Además de lo difícil que puede llegar a ser demostrar el origen legal de esa cantidad, existe en estos casos un riesgo inherente que no podemos obviar.

Sabemos que los delincuentes tienen a los pequeños negocios en su punto de mira. Si se han dado cuenta de que el propietario cobra en efectivo y tarda en ir al banco, empezarán a planificar su próximo golpe. Peluquerías, bares, oficinas… ningún negocio se libra.

Además del robo del dinero en sí mismo, el hecho delictivo implicará daños en la propiedad como el forzamiento de las cerraduras o la rotura de cristales. Si tienes un buen seguro este se hará cargo de estos desperfectos. Sin embargo, te resultará complicado demostrar que había dinero dentro del local y que ha sido sustraído, por lo que puede que no recibas una indemnización de tu seguro por ello.

Quizás te interesa:  INFOGRAFÍA - Qué debes saber sobre la baja laboral de los autónomos

Otros riesgos asociados con guardar el efectivo

Hace unos años guardar algo de dinero en efectivo en casa o en un local comercial tenía sentido. Hoy en día, con la gran cantidad de medios de pago que existen, ya no lo tiene. De poco te va a servir tener 200, 500, 1.000 o 2.000 euros guardados bajo el colchón.

El dinero que no se mueve (no se invierte) se ve afectado directamente por la inflación. Al cabo de un tiempo, esa cantidad que has guardado ha perdido parte de su valor, porque el número de bienes y servicios que puedes comprar con ella es menor que en un principio.

Además, los monedas y billetes pueden verse afectados e incluso destruidos totalmente si se materializa un riesgo del tipo incendio o inundación, lo que te haría perder esa cantidad que tenías guardada.

Guardar dinero en efectivo puede traerte más problemas que beneficios cuando eres autónomo, por lo que es mejor no hacerlo. ¿Quieres reducir al máximo los riesgos para ti y para tus bienes y estar bien preparado en caso de que suceda algo? ¡Tenemos el seguro perfecto para ti!

Artículos relacionados

Escribe tu teléfono y te llamamos nosotros

Horario de atención al cliente: de lunes a jueves de 9h a 18h y viernes de 9h a 14h