El ahorro de los autónomos de cara a la jubilación

El ahorro de los autónomos, cuando se tiene la jubilación a la vista, es uno de los aspectos clave. ¿Quieres saber cuáles son las principales alternativas? Sigue leyendo.

Las posibilidades de ahorro de los autónomos para su jubilación

La planificación de la jubilación, a nadie se le escapa, es un trabajo a largo plazo. Y es bueno empezar a pensar en ella cuando ya se tenga una cierta estabilidad económica. En el caso de los autónomos, suele ser conveniente estudiar las distintas vías posibles, dada su idiosincrasia.

Si bien es verdad que hay algunos elementos comunes entre trabajadores por cuenta ajena y autónomos, otros no lo son. Por ejemplo, un trabajador por cuenta propia percibe la pensión según la nómina, mientras que un autónomo lo hace según sus bases de cotización elegidas. Aunque hay otros puntos que sí pueden ser comunes, aquí hay una diferencia apreciable.

Por lo tanto, vale la pena disponer de datos sobre las distintas opciones disponibles. Toma nota, que seguro que te interesa disponer de esta información si estás pensando en cómo ahorrar:

Aumento voluntario de las bases de cotización

El aumento voluntario de las bases de cotización es una de las formas de conseguir una mayor retribución. Hay que tener en cuenta que la inmensa mayoría de los autónomos (85,7 %) cotizan por el mínimo exigido, lo que puede llevar a que solo cobren 685 euros al mes en 14 pagas. El mejor consejo que se puede dar, si tienes recursos, es que subas tus bases de cotización a partir de los 40 años.

Quizás te interesa:  Si soy autónomo, ¿tengo que hacer un curso de prevención de riesgos laborales?

Los aumentos de las bases de cotización suelen ser vistos con recelo, puesto que implican un nivel de ingresos alto y sostenido en el tiempo. Sea como fuere, y siempre que compense, es una opción interesante para autónomos pudientes. Sobre todo, y esto es importante señalarlo, siempre que estén durante la segunda fase de su vida laboral. Hay que recordar que, por el momento, únicamente se contabilizan los últimos 24 años.

Un ejemplo práctico está en las personas que han decidido cobrar por el máximo posible, que es de 2.820 euros mensuales. Año tras año, el máximo posible aumenta, pero también se exigirá que la aportación sea mayor.

Contratar un plan de pensiones

La contratación de un  plan de pensiones es la segunda opción interesante. Esta maniobra puede servir para autónomos y para los trabajadores por cuenta ajena indistintamente, aunque vale la pena señalar que existen varias modalidades.

En primer lugar, existen planes más conservadores y arriesgados, en función de la parte que quieras invertir en renta fija y en renta variable; por lo tanto, las revalorizaciones son distintas y este es un punto que hay que considerar. Por otra parte, es posible recibir todo el dinero de una vez cuando te jubiles o percibir una suma mensual. Además, se ha eliminado la anterior restricción legal que existía para rescatar los fondos antes de la jubilación.

Hay que señalar que la legislación española permite deducir en el IRPF cada año las aportaciones a estos planes. En 2022, se podrá deducir hasta 1.500 euros de aportación anual o el 30 % de los rendimientos económicos. Por lo tanto, es bueno estudiar esta posibilidad que servirá de complemento a tu pensión de jubilación pública.

Quizás te interesa:  ¿Puedo ser autónomo y trabajar en otra empresa al mismo tiempo?

La tendencia a medio plazo, reconocida por las instituciones públicas, es a que el sistema público de pensiones esté comprometido. Por lo tanto, y como medida preventiva, echar cuentas de esta opción es recomendable.

Invertir en un fondo de inversión

Los fondos de inversión son otra alternativa de ahorro para el futuro, y tienen sus pros y contras. En consecuencia, vale la pena revisar si esta es la opción que te interesa.

Es cierto que un fondo de inversión puede dar ganancias difíciles de obtener en un plan de pensiones, incluso los más agresivos. No en vano, hay productos especializados en mercados emergentes o en derivados que proporcionan altas plusvalías. La realidad es que, en épocas de crecimiento en los mercados, esta es una buena oportunidad para ganar dinero. Lo que sí sería conveniente es que las participaciones se pudiesen vender en el momento que finalizase el ciclo.

Ahora bien, la otra cara de la moneda es que es perfectamente posible perder una gran parte de lo invertido. Además, y por la volatilidad que está asociada a los mismos, puede ser una opción poco recomendable para determinados perfiles. Por lo tanto, no está de más tener en cuenta este aspecto para ir un paso por delante y no perder dinero.

Conclusión

El ahorro de los autónomos es una opción interesante que hay que saber gestionar bien. ¿Buscas un producto de ahorro a largo plazo que proporcione garantías? En ASSA disponemos de una cartera de planes de ahorro para autónomos, para todos los perfiles. La idea que tenemos es la de proporcionar un servicio que se ajuste a las expectativas que tengas. ¡No dejes de contactarnos para saber más!

Quizás te interesa:  5 consejos de seguridad para proteger tu negocio

Artículos relacionados

Escribe tu teléfono y te llamamos nosotros

Horario de atención al cliente: de lunes a jueves de 9h a 18h y viernes de 9h a 14h