Cuadros médicos: qué son y qué importancia tienen

Los cuadros médicos tienen una importancia esencial en los seguros de salud. De hecho, es este elemento el que suele inclinar la balanza a favor de una aseguradora u otra, porque quien desea contratar una póliza para proteger su salud, y la de su familia, necesita saber que va a tener a su disposición a los mejores profesionales.

¿Qué son los cuadros médicos?

El seguro de salud habilita al beneficiario a tener consultas con especialistas médicos, realizarse pruebas diagnósticas, y a someterse a diferentes tratamientos. Todo esto requiere de una infraestructura (clínicas y hospitales) y de un conjunto de profesionales de la Medicina.

Los cuadros médicos son precisamente ese grupo de profesionales sanitarios, clínicas y hospitales privados a través de los que el seguro ofrece atención sanitaria a sus asegurados.

La aseguradora no tiene sus propios hospitales ni contrata médicos o enfermeras, lo que hace es llegar a un acuerdo con centros que ofrecen este tipo de servicios. De esta forma, sus asegurados pueden acudir a ellos cuando los necesiten. En función de la póliza contratada, los servicios recibidos pueden ser con o sin copago.

Dependiendo de los acuerdos que haya suscrito la entidad, su cuadro médico será más o menos amplio y resultará más o menos atractivo para quienes estén pensando en contratar un seguro de salud.

10 acciones que te haran ahorrar este verano

La importancia de los cuadros médicos

Una de las grandes ventajas de un seguro de salud privado es que el asegurado puede elegir qué especialista desea que le atienda, en qué clínica realizarse las pruebas, e incluso en qué hospital ingresar si es que su estado de salud así lo requiere. Por tanto, lo que le interesa al beneficiario es contar con cuadros médicos amplios y de calidad.

Quizás te interesa:  Riesgos comunes de salud derivados del teletrabajo que quizás no sabías

Muchas personas llegan a la sanidad privada por recomendación de un amigo o familiar, y están interesadas en que las atienda un determinado médico, de modo que lo primero que van a mirar antes de contratar su póliza es que ese profesional esté dentro del cuadro médico que ofrece la compañía cuya oferta están examinando.

Si tener médicos de prestigio y confianza es importante, también lo es el contar con buenas clínicas y hospitales. Lo que buscan los interesados en los seguros de salud es que las clínicas y los hospitales que forman parte de los cuadros médicos tengan las últimas tecnologías para llevar a cabo pruebas de diagnóstico e intervenciones, así como poder recibir atención en cualquier punto de la geografía española, pero muy especialmente cerca de su domicilio.

¿En qué hay que fijarse al examinar los cuadros médicos?

Al contratar un seguro de salud, el cuadro médico es a lo que más atención debes prestar, porque es este el que de verdad va a determinar que recibas el servicio que estás buscando. 

Límites a los tratamientos

Algunas pólizas limitan el número anual de tratamientos a los que puede someterse cada paciente o, en su defecto, limitan el coste de dichos tratamientos. En este caso, podrías quedarte a medias de tu tratamiento con el especialista que has elegido, motivo que justifica que revises muy bien lo que dice la póliza sobre este tema.

Por supuesto, en las pólizas de mayor calidad no te encuentras con este problema, porque no limitan en modo alguno el número de tratamientos al que puedes someterte.

Período de carencia

Lo habitual es que tu seguro de salud te ofrezca ciertas coberturas desde el primer día y para el resto tengas que esperar un poco, esto es lo que se conoce como período de carencia. Por ejemplo, tienes asistencia médica desde que haces la contratación, pero para la hospitalización en un centro privado tendrás que esperar un tiempo.

Quizás te interesa:  Qué es un TAC y en qué se diferencia de una resonancia

Es otro tema importante a tener en cuenta, y lo recomendable es escoger seguros que no tengan período de carencia, o los que este sea lo más corto posible.

Límite de reembolso

La regla general es que el seguro médico privado no cubre el coste de los productos farmacéuticos, salvo los que se suministran en caso de hospitalización ordinaria u hospitalización de día. No obstante, hay seguros que ofrecen el reembolso de los medicamentos y, si es así, conviene estar al tanto de cuál es el límite máximo de reembolso, porque siempre hay un tope.

Exclusiones

Como no todo el mundo tiene las mismas necesidades en lo que a cuidado de salud se refiere, no todos los seguros médicos son iguales. En consecuencia, hay pólizas que excluyen ciertas especialidades, como la odontología, la atención psicológica o las sesiones de fisioterapia.

Antes de contratar, conviene revisar qué especialidades quedan cubiertas y cuáles están directamente excluidas, para comprobar si se va a recibir la atención que se necesita y se está buscando.

Los cuadros médicos son tan importantes, que tienen mucho más peso que el precio a la hora de que una persona decida si contrata o no una póliza. De ellos va a depender la atención recibida, así que hay que revisarlos bien. ¿Necesitas ayuda para encontrar el mejor seguro de salud para ti? ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Artículos relacionados

Escribe tu teléfono y te llamamos nosotros

Horario de atención al cliente: de lunes a jueves de 9h a 18h y viernes de 9h a 14h