Los 5 puntos para implementar el plan estratégico de una empresa

El plan estratégico de una empresa es un documento clave si queremos saber a dónde llegar. Te explicamos qué puntos has de tener en cuenta para tener éxito. 

5 puntos para implementar un plan estratégico de una empresa

El plan estratégico de una empresa complementa lo que se indica en el plan de negocio. Básicamente, lo que se busca con este documento es plasmar el cómo vamos a actuar, con un horizonte temporal determinado. Lo habitual es que muchos datos se compartan, de manera que ambos documentos deben conocerse. Aquí te indicamos 5 puntos clave que has de conocer: 

axa banners AUTONOMOS_1

1. Misión, visión y valores de la empresa

Lo primero que has de tener claro es la misión, la visión y los valores de la empresa. No en vano, esto es lo que va a determinar tu estrategia a largo plazo. Vamos a analizar mejor cada aspecto:

  • Misión: tiene que quedar clara cuál es tu razón de ser, tu objetivo y, en definitivo, tu finalidad. Una empresa que no tenga su misión determinada estaría funcionando a ciegas. Por lo tanto, todo esto determina lo demás.
  • Visión: la visión es cómo crees que puedes dar respuesta a las necesidades de los clientes y cuándo. Y, de esta manera, cómo seguir una determinada línea y das información de cuál es tu perspectiva, del entorno o de la situación sobre lo que pretendes a largo plazo.
  • Valores: los valores se refieren al cómo se quiere trabajar para conseguir lo que se pretende, tanto en lo ético como en lo profesional. Esto, evidentemente, está vinculado a la misión y a la visión y sirve como declaración de intenciones, tanto a nivel interno como, sobre todo, ante los clientes. 
Quizás te interesa:  ¿Puedo tener varios negocios como autónomo?

Esta parte es la más filosófica, si así la queremos denominar, pero no por ello es menos importante. Al final, de lo que se trata es de que tengas claro cómo quieres alcanzar tus metas. 

2. Hacer un análisis DAFO

El análisis DAFO es otro aspecto fundamental a la hora de establecer una estrategia. No en vano, has de tener presente que el análisis se tiene que hacer de forma interna y externa. Las Debilidades y las Fortalezas entran en cuestiones internas de la empresa, mientras que las Amenazas y Oportunidades se centran en cuestiones externas. Sin hacer este análisis, no se puede tener una idea de la situación de partida, ni crear una estrategia.

Recuerda que no todo son factores internos. A veces, un contexto de recesión económica o, incluso, los problemas de gobernanza de un país, influyen en las posibilidades de expansión. Por eso, es imprescindible hacer el análisis DAFO para saber de dónde partimos. 

3. Marcar unos objetivos

Marcar y establecer unos objetivos a medio y largo plazo es esencial, porque solo así tendrás claro que es lo que buscas. Estos objetivos deben ser cuantitativos, porque solo de esta manera podrás establecer lo que necesitas.

Puedes hablar de beneficios o de cuota de mercado, pero también de aspectos como la facturación o los mercados en los que quieres estar presente. Aquí puedes ser exhaustivo, y la única condición es que estos objetivos los establezcas de forma realista, aunque sean ambiciosos. Este equilibrio determinará el éxito de tu proyecto empresarial. 

Piensa que, de alguna manera, esta será tu hoja de ruta para los siguientes años. Por ese motivo, no está de más que te tomes un tiempo para establecer claramente los objetivos. 

Quizás te interesa:  ¿Por qué este es el mejor momento para la digitalización?

4. Asignar los recursos necesarios

La asignación de los recursos necesarios es imprescindible para hacer realidad el cumplimiento de tu plan estratégico. En primer lugar, has de disponer de la liquidez suficiente para responder ante las distintas eventualidades que se presenten. El segundo aspecto es que debes asignar correctamente los medios tecnológicos y materiales de que dispongas. Y, finalmente, tu organigrama ha de establecer claramente las funciones del personal

5. Establecer un calendario de plan estratégico de una empresa

El establecimiento de un plan estratégico de una empresa pasa, también, por un calendario de cumplimiento. De nada sirve un conjunto de objetivos ordenados si no hay un elemento conmensurable.

La idea es clara: que en un tiempo «X» se pueda determinar si se ha hecho bien o no el trabajo. Y, sobre todo, poder hacer correcciones o depuración de responsabilidades si estos objetivos no se cumplen. Por lo general, el establecimiento temporal mínimo que se marca es de un año, pero a largo plazo podemos hablar a 2, 3 o hasta 5 años vista. Recordemos que, cuando una empresa supera los 5 años de vida, suele considerarse que es viable.

En consecuencia, un plan estratégico corporativo deberá contener fechas, cuanto más exactas, mejor. Esto, indudablemente, repercutirá positivamente en un buen desempeño laboral. 

Conclusión

El plan estratégico de una empresa es interesante si lo que quieres es trabajar con criterio y tener más posibilidades de éxito, como complemento al plan de negocio. Si necesitas algún seguro profesional para empresas, en Assa te podemos ayudar. ¡No dudes en contactarnos!

Artículos relacionados

Escribe tu teléfono y te llamamos nosotros

Horario de atención al cliente: de lunes a jueves de 9h a 18h y viernes de 9h a 14h