¿Cómo funciona el accidente in itinere de los autónomos?

El accidente in itinere es algo que puede sucederle tanto a un asalariado como a un autónomo, pero que es todavía más grave en el caso de los profesionales que trabajan por cuenta propia. Porque, en su situación, una baja de larga duración puede dar lugar a importantes pérdidas en el negocio.

Sin embargo, un autónomo que sufre un accidente laboral no está desamparado, cobrará la prestación por incapacidad temporal de su mutua.

¿Qué es un accidente in itinere?

Los trabajadores por cuenta ajena y por cuenta propia pueden sufrir dos tipos de contingencias que afectan a su salud. Las comunes son aquellas que guardan relación con una enfermedad o una lesión que no está directamente vinculada con su trabajo. Por ejemplo, tener que pasar por quirófano para retirar el apéndice.

Las contingencias profesionales hacen referencia a las enfermedades y lesiones que sí están relacionadas de forma directa con el trabajo. Se trata de enfermedades profesionales o accidentes laborales. Dentro de estos últimos es donde podemos situar al accidente in itinere.

En el caso específico del autónomo, es aquel que se produce mientras el profesional se desplaza para ir o volver a su trabajo. Siempre y cuando esté utilizando su medio de transporte habitual y siga la ruta que es común para llegar a su destino.

10 acciones que te haran ahorrar este verano

Por ejemplo, si un autónomo va a visitar a un cliente, y durante el desplazamiento tiene una colisión con el coche, o se cae por las escaleras del parking, estamos ante un accidente con la consideración de in itinere. Ahora bien, si el accidente se produce durante una parada que realiza para asuntos personales, o si aprovecha el desplazamiento para ir a ver a otro cliente, entonces es posible que su accidente sea calificado como una contingencia común y no como una laboral.

Quizás te interesa:  Cómo asegurar la pérdida de beneficios | ¿Qué cubre?

Esto es importante que lo tengas en cuenta, puesto que la Seguridad Social y tu mutua van a revisar con lupa todas las circunstancias que rodearon al incidente a fin de hacer una calificación del mismo como contingencia común o como contingencia profesional. Puedes estar seguro de que, por parte de la mutua, se supervisará hasta el último detalle para intentar que quien tenga que darte asistencia sanitaria sea la Seguridad Social y no ella.

Cobertura en caso de accidente laboral

Para un autónomo es esencial que el siniestro padecido obtenga la calificación de accidente in itinere. Porque esto quiere decir que desde el día siguiente al siniestro va a recibir una prestación equivalente al 75% de la base de cotización.

Además, recibirá asistencia sanitaria por parte de los especialistas de la mutua, lo que le garantiza una atención más rápida y, en consecuencia, poder volver antes a trabajar. Así como tener acceso de forma gratuita a los medicamentos que necesite.

Por el contrario, si el accidente no es considerado laboral, durante los tres primeros días de baja no cobrará nada, del día cuatro al vigésimo cobra el 60% de la base reguladora, y del vigésimo primero al final de la baja cobra un 75% de la base reguladora. Además, la asistencia sanitaria se recibe en el Servicio Público de Salud, lo que puede retrasar la recuperación (salvo que se tenga un seguro médico privado). Y la farmacia opera en el régimen de copago.

Todos los autónomos tienen cubierto el accidente in itinere

Hasta hace unos años los autónomos tenían que cotizar obligatoriamente por contingencias comunes y voluntariamente podían hacerlo por las profesionales, pero esto cambió en 2019. Desde ese momento todos los profesionales dados de alta en el RETA cotizan obligatoriamente también por contingencias profesionales.

Quizás te interesa:  5 claves para tener una base de datos optimizada para tu negocio

Eso sí, para poder hablar de accidente in itinere es necesario que el lugar de trabajo del autónomo y su domicilio no coincidan.

Reconocimiento del siniestro como accidente laboral

Es posible que como autónomo te encuentres con que la mutua entienda que tu accidente no tiene la condición de laboral e intente derivarte a la Seguridad Social. En este caso lo que puedes hacer es iniciar un procedimiento de determinación de contingencias.

Es una reclamación administrativa en la que solicitas que una contingencia que ha sido calificada como común pase a considerarse profesional. La Seguridad Social examinará tu caso y decidirá si tienes o no razón.

Si la contingencia pasa a considerarse laboral percibirás la prestación que te correspondía haber cobrado desde el día siguiente al accidente. En caso de que no se acepte tu petición, seguirás de baja por una contingencia común. No obstante, si no estás de acuerdo con la decisión de la Administración, puedes recurrir a los tribunales para que sean ellos quienes decidan en última instancia si lo tuyo ha sido o no un accidente laboral.

Determinar si estamos ante un accidente in itinere no siempre es fácil cuando quien lo sufre es un autónomo. Por eso, lo mejor que puedes hacer es protegerte antes de que se produzca un siniestro. ¿Necesitas un seguro de salud que te garantice las mejores coberturas y una atención rápida y eficaz en cualquier situación? Ya sabes que nos tienes a tu disposición.

Artículos relacionados

Escribe tu teléfono y te llamamos nosotros

Horario de atención al cliente: de lunes a jueves de 9h a 18h y viernes de 9h a 14h