Autónomo societario: qué es, cuánto paga y requisitos

El autónomo societario es una modalidad profesional concebida para la gestión de distintos negocios. ¿Quieres conocer mejor qué es, su cotización y condiciones? Aquí te explicamos más. 

Qué es un autónomo societario

El autónomo societario es aquel trabajador por cuenta propia que realiza su actividad a través de una sociedad mercantil constituida, habitualmente una Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.L.) o una Sociedad Autónoma (S.A.).

¿Por qué se opta por esta modalidad? Lo cierto es que tiene una ventaja y una desventaja. La ventaja es que la responsabilidad es de la sociedad mercantil, no del autónomo, y esta responde con sus bienes; por lo tanto, el patrimonio del autónomo no se expone. Ahora bien, la principal desventaja es que un autónomo societario paga más en sus bases de cotización. 

Lo cierto es que, cuando un negocio tiene un cierto nivel de facturación, lo recomendable es constituir una sociedad mercantil (incluso unipersonal) y pagar algo más, pero preservando el patrimonio personal en caso de deudas. No en vano, hay que recordar que la responsabilidad de un autónomo que es persona física es ilimitada. 

Aquí te damos más detalles acerca de lo que pagan los autónomos societarios y los requisitos para serlo. Te conviene saber más: 

10 acciones que te haran ahorrar este verano

Cuánto pagan los autónomos societarios

Hay que recordar, primero, que en 2023 se ha implantado el nuevo sistema de cotización por ingresos reales. Tiene un funcionamiento progresivo y la idea es que pague más quien tenga más ingresos. Además, los autónomos societarios siempre han pagado una cuota mínima mayor a la de los autónomos que lo hacen como persona física.

Quizás te interesa:  ¿Qué riesgos corren los autónomos en su vida?

En el año 2023, la cuota mínima mensual que tiene que pagar un autónomo societario es de 310 euros al mes, para una base de cotización de 1.000 euros porque, en este caso, es indiferente que tus ingresos reales sean menores. Por otra parte, el máximo que se tendrá que pagar es de 1.267 euros, para mayores ingresos. Eso sí, conviene recordar que, para el cálculo, se tienen en cuenta los rendimientos netos, no los ingresos brutos.

Eso sí, es posible cambiar la cuota hasta 6 veces al año, en función de las expectativas de ingresos. Estamos ante el proceso de adaptación, así que es sumamente importante tener claro este punto. 

Requisitos para ser autónomo societario

Los autónomos societarios tienen que cumplir con una serie de condiciones para serlo; es posible ser autónomo no societario y tener participaciones en una sociedad, pero bajo algunos requisitos. Básicamente, hemos de decir que estas condiciones están pensadas para una Sociedad Civil o para una S.L.

Y ojo, estos requisitos son, en realidad, obligaciones legales que se tienen que cumplir; o, dicho de otra forma, si eres trabajador autónomo en estas condiciones, tendrás que hacerlo como societario. Toma nota, que esto es muy importante: 

Tener participaciones y gestionar

Las personas que tengan una participación mínima del 25 % en una sociedad y que hagan labores de gestión y gerencia, deben gestionar como autónomos societarios. Esto sucede, por ejemplo, en aquellas PYMES que tienen ya un cierto nivel de ingresos, generalmente de carácter familiar. Por lo tanto, has de saber que no es, en absoluto, una situación inusual en España. 

Quizás te interesa:  El seguro de vida en tu hipoteca | ¿Es obligatorio?

Cuando se trata de empresas familiares, es común que, en un determinado momento, se delegue la función de gestión en uno de los hijos. Y, aunque tenga una participación minoritaria en la empresa, sí realiza una función de gestión ordinaria. 

Porcentaje mínimo del 33 %

El porcentaje mínimo del 33 % obligará a que te hagas autónomo societario, siempre y cuando trabajas en ella o para ella. Ojo, hay que señalar que, en este supuesto, no es necesario que las labores que realices sean de gerencia. Se entiende que tener un tercio de la empresa, sea en la fórmula que sea, ya es una proporción lo suficientemente importante. En este contexto, debes comprobar, a priori, si te interesa tener esa participación en la empresa. 

Autónomo societario con participación de cónyuges o convivientes

El régimen matrimonial puede generar deberes si trabajas en la empresa, aunque tú no tengas participaciones. En el caso de que tu cónyuge tenga un mínimo del 50 %, si tú desempeñas tu actividad en la compañía, deberías cotizar como autónomo societario. Hay que señalar que esto se aplica, también, a familiares de hasta segundo grado, siempre que se conviva.

Recordemos, además, que el régimen de bienes gananciales da derechos sobre las empresas del cónyuge. Y, hoy en día, la mayoría de los matrimonios en España se celebran bajo ese régimen. Por lo tanto, un comercio regentado por un matrimonio, aunque esté a nombre de uno solo, entraría en esta categoría. 

Conclusión

Un autónomo societario tiene una serie de ventajas y desventajas, pero lo importante es que sepas que, en algunos casos, estás obligado a cotizar por este sistema. Contratar un seguro para autónomos es una buena opción para minimizar tus riesgos. En ASSA te ayudamos a encontrar el producto que mejor se ajusta a tus necesidades, contáctanos. 

Quizás te interesa:  Cómo descubrir tu pensión de jubilación por SMS

Artículos relacionados

Escribe tu teléfono y te llamamos nosotros

Horario de atención al cliente: de lunes a jueves de 9h a 18h y viernes de 9h a 14h