¿Qué riesgos corren los autónomos en su vida?

¿Eres autónomo? Si es así sigue leyendo porque vamos a describir escenarios con los que te puedes enfrentar en tu día a día. Conocer los riesgos de los autónomos te ayudará a hacerles frente. Y, además, podrás prevenir situaciones que se pueden producir en un futuro próximo. Por ello, avanzarte a los problemas para buscar una solución, te permitirá vivir un poco más desahogado. El autónomo responde de su negocio con los bienes presentes y futuros. Todo aquello que le afecta en el plano laboral se traslada al familiar. Eso es así porque asume de forma unilateral responsabilidades que implican a su negocio y a su vida. Hay diferentes situaciones que pueden hacer tambalear su estabilidad. A saber, una pandemia, una enfermedad o un accidente, entre otras circunstancias que pueden modificar de una manera drástica su día a día.

Estos son los riesgos de los autónomos

Si eres autónomo te arriesgas a perder tu patrimonio. Esto es así sin remedio. En función del tipo de negocio que desarrolles necesitarás una infraestructura mínima. Para empezar, al menos, vas a tener que contar con una conexión a Internet y un ordenador. Siempre y cuando tu trabajo no tenga otras implicaciones que hagan necesario que alquiles o compres un local con almacén para guardar materiales o atender a clientes. Todos estos aspectos implican necesariamente una inversión sin haber ingresado. Si vas a abrir una tienda, por ejemplo, además deberás tener a disposición de los clientes los productos que vas a vender. La estrategia para hacer frente a estos gastos es tener claro cuáles son los activos más caros que tienes que adquirir. De esta forma, podrás buscar la forma de protegerlos con una alarma, un antivirus o un seguro multirriesgo. Todo ello, en función del tipo de negocio que vayas a emprender. 

Quizás te interesa:  Los accidentes domésticos más comunes y cómo evitarlos

Imprevistos insalvables

El día a día te brinda oportunidades de negocio, pero también te sorprende con diferentes imprevistos a los que tienes que hacer frente, temporalmente, a medio o largo plazo porque son ineludibles. Nos referimos a una enfermedad o a un accidente laboral. Solucionar una situación de este tipo tanto si solo trabajas tú en la empresa como si tienes empleados no va a ser fácil. Lo habitual es que trabajes con una plantilla de mínimos y si eres el único empleado, lógicamente, asumes tú todo el trabajo. Ante un imprevisto dejas de trabajar y, por tanto, dejas de facturar. En una situación como la descrita tendrás que acudir a la Seguridad Social o contar con un seguro de salud para evitar esperas en las consultas médicas. En cualquier caso, un accidente o una enfermedad son un riesgo grave que puede acabar con tu negocio por no poder atender a los clientes o no poder contratar a otra persona.

Responsabilidad civil

Ojo porque la responsabilidad civil frente a terceros es uno de los factores que tiene serias implicaciones en el marco laboral. Se trata de una responsabilidad gravosa y, además, igual que en el caso de accidentes o enfermedades, es imprevisible. Se trata de la responsabilidad que tiene el autónomo si se ocasionan daños a terceros. Por ejemplo, estos daños se pueden controlar y solucionar el problema rápidamente. En este caso, no tendría ninguna consecuencia. Sin embargo, frente a situaciones complejas como el robo de datos de tus clientes en tus instalaciones o en tus equipos informáticos supone un problema grave para ti. O, si tienes un restaurante, por ejemplo, tener que hacer frente a una intoxicación alimentaria. Se trata de riesgos que tienes que asumir y es difícil en estos contextos buscar una solución que no afecte a tu negocio.

¿Qué hacer si los clientes no pagan?

No tienes ninguna garantía de que tus clientes vayan a pagar puntualmente los servicios que les ofreces. Esta situación te puede generar ansiedad, especialmente, en el caso de los impagos permanentes y de los retrasos. Esta falta de liquidez te puede afectar, de forma, que te conviertas tú, también, en una persona que atrasa los pagos al no haber cobrado. Necesitas cubrir los gastos básicos y además pagar a tus proveedores y tener un margen de beneficio para vivir. Por ello, tienes que controlar la facturación al detalle para poder hacer frente a todos los gastos y tener reservas para afrontar estas situaciones.

10 acciones que te haran ahorrar este verano

Punto de apoyo

Contamos contigo. Por ello, desde ASSA queremos que también cuentes con nosotros. Somos conscientes del esfuerzo y de la dedicación de una persona que emprende en solitario un negocio empresarial. Por esta razón, nuestro equipo de profesionales hará todo lo posible para que tengas cubiertas tus necesidades y vivas sin agobios tu día a día, sabiendo que tu futuro y el de los tuyos está a salvo con nosotros. Nuestra oferta de seguros para autónomos es insuperable. Para más información, visita nuestra página web o contacta con nosotros. Estaremos encantados de conocerte y de ofrecerte las mejores soluciones a tus problemas. ¡Te esperamos!

Quizás te interesa:  Convertir tu hogar en un espacio inteligente | Domótica en casa

Artículos relacionados

Escribe tu teléfono y te llamamos nosotros

Horario de atención al cliente: de lunes a jueves de 9h a 18h y viernes de 9h a 14h