La transformación digital en las PYME

La transformación digital se ha convertido en una necesidad para la mayor parte de las empresas, y las PYMES no son una excepción. Esta entrada va a analizar cuáles son las principales claves.

Las principales características de la transformación digital en las PYMES

La transformación digital en las PYMES es un proceso irreversible, en tanto en cuanto, cuando se adopta una nueva tecnología, nunca se vuelve a la anterior. Y, lo que es más, existe un coste de oportunidad cuando no se inicia a tiempo la transformación.

axa banners AUTONOMOS_1

Es cierto que el grado de transformación digital de las PYMES es variable, pero sí hay un consenso alrededor de su importancia. No en vano, se consigue que las empresas sean más competitivas y en un entorno como el postCovid, esta es una circunstancia más importante, si cabe. Y conviene recordar que el margen de error que tienen las PYMES suele ser inferior. 

Las transformaciones digitales buscan, en esencia, integrar digitalmente todos los procesos de la empresa. Por ejemplo, en una compañía de transporte, se monitorizaría con un software específico y dispositivos móviles las entradas de mercancía, el almacenamiento, las salidas, el área comercial, financiera y de Recursos Humanos, entre otras. La idea, pues, es que todo pueda ser gestionado de forma digital, en un contexto en el que ese es el principal recurso.

Las ventajas de este nuevo paradigma son varias. Aquí indicamos cuáles son las más importantes que has de conocer:

Automatización de los procesos

El primer aspecto valioso es que se consigue una automatización de los procesos. Y esto es relevante, puesto que la automatización hace que se tarde menos tiempo en realizar la misma tarea. Además, también es posible dejar programadas determinadas acciones, gracias al software específico y al desarrollo de las TI. En definitiva, necesitarás menos factor trabajo para ejecutar las mismas funciones. 

Quizás te interesa:  Lo que debes saber sobre la baja laboral de los autónomos

Mejora de los rendimientos

La mejora de los rendimientos empresariales es otra de las claves, y objetivos, de las transformaciones digitales. No en vano, se trata de ser más eficiente y, con esto, de mejorar las ratios de rendimientos. Lo normal, si la implementación del proceso de transformación es correcta, es que el ROI (Retorno de la Inversión) mejore sustancialmente. Por lo tanto, no hay que desdeñar esta cuestión. 

Optimización del uso de los recursos

La optimización del uso de los recursos es otra de las consecuencias positivas colaterales. Hay que pensar que la liberación de tiempo en ejecutar determinadas funciones repetitivas hace que los recursos humanos se puedan centrar en las tareas de generación de valor. En consecuencia, esta es una buena manera de optimizar los recursos disponibles, sacándoles el máximo partido.

Nuevas oportunidades de negocio

La apertura de nuevas oportunidades de negocio es una posibilidad gracias al desarrollo del Big Data, y a nadie se le escapa que, para ello, es imprescindible contar con dispositivos informáticos y software que faciliten el proceso. Hoy en día, el análisis e interpretación correcta de los datos nos permiten generar más y ganar en competitividad. 

Aumento de los ingresos

El resultado final de una transformación exitosa es el aumento de los ingresos. Si bien en sí misma no genera este resultado, sí es verdad que lo facilita, puesto que aporta información de valor que nos permite tomar mejores decisiones y corregir las erradas, antes de que la situación empeore. Además, esta transformación puede aprovecharla cualquier miembro autorizado de la empresa para mejorar su rendimiento.

Quizás te interesa:  Si soy autónomo, ¿tengo que hacer un curso de prevención de riesgos laborales?

Riesgos de la transformación digital

Las transformaciones digitales tienen varias ventajas, pero también algún que otro riesgo que hay que saber gestionar. El principal problema, con mucho, está en la custodia y gestión correcta de los datos que se utilizan, así como los accesos.

En primer lugar, hay que recordar que, en España, existe una Ley de Protección de Datos. Esto nos obliga a que la gestión sea limitada a la finalidad profesional y, en caso de recabar datos de terceros, que estos sean consentidos. Por lo tanto, cualquier quiebra que se dé en este sentido puede generar problemas costosos para la empresa, puesto que las multas por violar la política de protección de datos alcanzan los 20 millones de euros o el 4 % de la facturación de la compañía.

Por otra parte, hay que proteger los accesos a la intranet digital, no solo por los riesgos con terceros, sino por política de empresa interna. Hay que evitar cualquier tipo de sabotaje, que se puede dar si no hay contraseñas individualizadas. En consecuencia, este es otro riesgo que conviene gestionar.

Estas circunstancias, cuando se trata de una empresa que gestiona un cierto volumen de información, son sensibles. Por este motivo, hoy existen aseguradoras que te ofrecen productos específicos para estas contingencias.

Conclusión

La transformación digital es ineludible, pero también es recomendable que cuentes con seguros de ciberprotección para tus equipos, tanto para prevenir como para afrontar los daños causados. En ASSA te ayudamos a encontrar el producto que mejor se adapte a tus necesidades y circunstancias. ¡Consúltanos!

Artículos relacionados

Escribe tu teléfono y te llamamos nosotros

Horario de atención al cliente: de lunes a jueves de 9h a 18h y viernes de 9h a 14h