¿Qué es la comunicación efectiva en el trabajo?

La mejora de las relaciones laborales es un objetivo que persiguen desde las grandes empresas hasta los autónomos que tienen uno o dos empleados en su plantilla. Una de las maneras de conseguirlo es fomentando una comunicación efectiva entre todos los miembros del equipo. Para lograrlo, primero debes tener claro de qué estamos hablando exactamente. 

Comunicación efectiva, ¿de qué se trata y por qué es importante?

Todo negocio tiene unas metas que cumplir, y todos los que trabajan en el mismo deberían tener claros los objetivos y qué es lo que se espera de ellos. Lo cual implica que la comunicación juega un papel esencial en la consecución del éxito empresarial.

Estamos ante una forma de comunicación efectiva cuando se transmiten de forma clara y concisa al equipo de trabajo tanto los objetivos a lograr como la manera en que estos deben alcanzarse. Cuanto mejor sea la información transmitida, más seguros se sentirán los trabajadores con respecto a lo que tienen que hacer y más motivados estarán.

Un factor a tener en cuenta es que la comunicación ya no solo se desarrolla de forma presencial. También puede darse a través de medios digitales, como una videoconferencia o un correo electrónico. Así que conviene trabajarla a todos los niveles.

Ventajas de una comunicación eficiente

La comunicación efectiva reporta beneficios directos tanto al empleador como a sus empleados:

10 acciones que te haran ahorrar este verano
  • Enfoca a los miembros del equipo hacia los objetivos específicos que deben lograr. Así todos pueden avanzar en la misma dirección.
  • Permite una mejor distribución de las tareas y de los recursos necesarios para llevarlas a cabo, lo que ayuda a aumentar la productividad.
  • Cuando los empleados saben qué es exactamente lo que se espera de ellos, están mucho más motivados.
  • Da voz y voto a todos los miembros del equipo.
  • Reduce la aparición de conflictos y, en caso de que estos surjan, ayuda a su resolución.
  • Consigue que las metas se logren de forma más rápida.
Quizás te interesa:  ¿Cuáles son los impuestos que debe pagar una PYME?

Por el contrario, si tienes negocio y no la aplicas, pueden surgir problemas como la desmotivación de los empleados, una bajada generalizada del rendimiento y un clima laboral negativo.

Cómo mejorar la comunicación efectiva en la empresa

Practicar la escucha activa

Comunicar tiene dos vertientes. En una de ellas se emite el mensaje y en la otra se recibe. Una comunicación realmente efectiva es aquella que no solo se centra en la transmisión de la información sino también en la recepción.

La escucha activa implica poner interés en lo que está diciendo la otra parte. Aprovechar ese feedback para seguir mejorando.

Los mensajes deben ser claros y concisos

A fin de evitar malentendidos, la información debe transmitirse de forma que todo el mundo pueda entenderla. No hace falta emitir mensajes enrevesados y complejos, lo que buscamos es justo lo contrario. Son más efectivos los mensajes breves con los datos muy sintetizados.

Practicar la asertividad

Una comunicación efectiva implica que alguna de las partes puede no estar de acuerdo con lo que se dice y está en su derecho de comunicarlo. Lo que buscamos en todo caso es que esos desacuerdos se expresen de manera asertiva. Es decir, dando argumentos de forma tranquila y educada. Respetando siempre la opinión de la otra parte y sin creerse en posesión de la razón más absoluta.

Ponerse en lugar del otro

En una buena comunicación la empatía tiene un papel importante. Esta habilidad para ponerse en el lugar del otro es también muy esencial a la hora de ser asertivo.

Resulta mucho más fácil entender los argumentos de la otra parte si intentamos ponernos en su lugar. Así comprobaremos cuál es la razón que le hace pensar de esa manera y no de una diferente.

Quizás te interesa:  ¿Cuáles son las estrategias de una empresa socialmente responsable?

Es como esas ilusiones gráficas en las que cada persona ve una figura. Si los espectadores dialogan sobre lo que ven, cada uno podrá llegar a entender cómo la otra parte ha visto en la imagen una mujer joven en lugar de un elefante.

Cuidar la expresión no verbal para una comunicación efectiva

No solo nos comunicamos con palabras, también la forma en que nos movemos, o incluso el tono de voz que utilizamos, pueden afectar a cómo es recibido el mensaje. 

Por ejemplo, si quien emite la información lo hace con un tono demasiado seco y mientras está cruzado de brazos, la parte contraria puede entender que su interlocutor no está para nada de acuerdo con lo que le está transmitiendo. Lo que hará que tampoco él se identifique con ese mensaje.

La mejor forma de que esto no ocurra es asegurarse de que todos los mensajes que se transmiten son acordes a los valores y los principios de los implicados, que haya una identificación con el mismo.

Confirmar que se ha recibido el mensaje

A veces el feedback llega sin pedirlo, pero nunca está de más asegurarse de que la idea que se quería transmitir se ha entendido correctamente. Quien emite el mensaje puede solicitar a su interlocutor que le confirme si lo ha asimilado bien. Esto evitará posibles malentendidos.

Pequeños cambios pueden dar lugar a grandes logros cuando se trata de comunicación efectiva. Porque no hay nada mejor que trabajar con seguridad. ¿Quieres la mejor protección para tus empleados? Aquí nos tienes para ayudarte.

Artículos relacionados

Escribe tu teléfono y te llamamos nosotros

Horario de atención al cliente: de lunes a jueves de 9h a 18h y viernes de 9h a 14h