Los daños más habituales en comunidades de vecinos

¿Vives en el campo y te marchas a la ciudad? ¿Acabas de cambiarte de casa y la comunidad de vecinos es una olla de grillos? ¿Hasta ahora estabas tranquilo y tu comunidad de vecinos se ha convertido en una guerra de guerrillas? ¿Quieres evitar todas estas situaciones tediosas? Si la respuesta es afirmativa, te invitamos a leer este contenido para que sepas cuáles son los daños en comunidades de vecinosEsta información te ayudará a identificarlos y a buscar las soluciones más convenientes, duraderas y eficaces para disfrutar del entorno de tu hogar.

Daños en comunidades de vecinos: ¿Cuáles son?

La máxima que nunca falla es que pronto o tarde se van a producir daños en la comunidad de vecinos. Obviamente, no se trata de ninguna afirmación sesuda procedente de un estudio científico. Sin embargo, la pura lógica o el día a día van a ser susceptibles de tener que hacer frente a cualquier eventualidad tarde o temprano. Para ello, la mejor receta es estar preparados con un buen seguro que tenga cobertura para todo tipo de incidencias. Así, de un plumazo se dibuja una sonrisa en la cara de todos, y se zanjan las posibles diferencias de criterio para buscar soluciones.

Sin embargo, además de contar con un seguro está bien saber cuáles son los daños en comunidades de vecinos para tener claro qué escenarios son los que te puedes encontrar. Este tipo de conocimiento te será muy útil si formas parte de una comunidad de propietarios, o si eres inquilino. En cualquier caso, se trata de una información muy útil que te ayudará a saber qué hacer y cómo actuar en cada momento.

Los daños más frecuentes y, además, muy previsibles, son aquellos que se derivan por el uso. En cierta medida, se asemejan a los de la vivienda. Entre otros, te podrás encontrar con situaciones relacionadas con el agua. Es decir, goteras, escapes de agua o fugas en tuberías. Estos daños pueden afectar a las instalaciones comunes. E, incluso, a las viviendas de todos los vecinos en función de su alcance.

Quizás te interesa:  Trucos para evitar el dolor de espalda | Cuida tu salud

También has de contemplar aquellos daños que se puedan ocasionar a raíz de los efectos de la naturaleza o de las condiciones atmosféricas. Por ejemplo, aquí podemos hablar de nevadas o inundaciones. E, incluso, de ventiscas. Por otra parte, también están los daños derivados de la responsabilidad civil por verse involucradas terceras personas en el uso de las instalaciones. No obstante, son menos frecuentes. Es más habitual que te encuentres con daños relacionados con la rotura de cristales o daños eléctricos.

10 acciones que te haran ahorrar este verano

Al margen de los daños previsibles por la frecuencia de uso o por eventualidades, hay otro tipo de daños menos comunes. Sin embargo, a pesar de su rareza también pueden formar parte de la casuística que estamos citando. Por ejemplo, los incendios.

Daños colaterales

La aparición de humedades tanto en las instalaciones usuales como en las viviendas suele originar grandes problemas. Desde bajantes del edificio, o por simple imprudencia de algún vecino, la comunidad se puede ver comprometida por esta razón. Si, finalmente, se demuestra que las humedades que afectan a la comunidad de vecinos es por el mal uso de alguno de los inquilinos, será él quien tendrá que asumir el coste de los daños causados y de costear la reparación.

Por contra, si el origen de las humedades procede de un bajante, el coste correrá a cargo de la comunidad de vecinos, que tendrá que asumir la restauración integral de aquello que se haya dañado. En este sentido, contar con un seguro para asumir estas eventualidades viene como agua de mayo para superar esta situación sin tener que desembolsar una cantidad importante de dinero entre todos los vecinos de la comunidad.

Quizás te interesa:  Cómo afrontar una situación de dependencia

Uso inadecuado de las zonas comunes

El uso de los espacios comunes está regulado en la ley, y además es una parte relevante de los estatutos aprobados por la mayoría de propietarios del inmueble. Por supuesto, se puede disfrutar del uso de los espacios comunes siempre y cuando se respeten estas zonas y a los vecinos de la comunidad. En un contexto como el descrito, si sucede algo en las instalaciones comunes, como por ejemplo algún desperfecto, será el presidente de la comunidad quien se encargue de reconducir el tema. Si, finalmente, los costes del desperfecto corresponden a la propia comunidad, es muy interesante contar con un seguro que dé cobertura a este tipo de situaciones.

¿Te habías planteado antes estas cuestiones? Esperamos que este contenido haya sido de tu interés y muy útil en tu día a día. Nuestro equipo de profesionales te ofrece soluciones para que la convivencia de tu comunidad de vecinos no se vea quebrantada por las rutinas usuales en estos contextos. Visita nuestra página web y no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderte. ¡Te esperamos!

Artículos relacionados

Escribe tu teléfono y te llamamos nosotros

Horario de atención al cliente: de lunes a jueves de 9h a 18h y viernes de 9h a 14h