¿Necesito contratar un seguro de segunda vivienda?

El seguro de hogar es uno de los productos de protección más importantes que podemos contratar, porque nos puede ahorrar muchos disgustos. Esto aplica tanto a la vivienda habitual como al seguro de segunda vivienda.

Ya sabes que no es obligatorio que tu vivienda esté asegurada salvo que sobre ella pese una hipoteca. En este caso deberás contratar una póliza contra incendios cuyo beneficiario sea el banco que te concedió el préstamo para adquirir la casa. Fuera de este caso, tú decides si contratas o no una póliza de seguro de hogar. Pero ya te anunciamos que estos seguros son realmente prácticos.

Vamos a ver cómo te pueden resultar de utilidad cuando lo que quieres proteger es tu segunda residencia, ya sea una casa en el pueblo que has heredado de tus padres, o una vivienda en un pueblo costero al que acudes a disfrutar de tus vacaciones.

¿Por qué contratar un seguro de segunda vivienda?

En tu segunda residencia pasas poco tiempo al año, tal vez unos meses o puede que unas pocas semanas. Esto quiere decir que el inmueble está vacío mucho tiempo, lo que aumenta el riesgo de que se pueda producir un robo. O puede que se desate una tormenta y, como no estás allí, no puedes bajar las persianas y estas acaban sufriendo daños.

Una casa siempre puede sufrir algún incidente (un incendio, una inundación, la aparición de humedades, la rotura de la cerradura por parte de un ladrón, etc.), y el riesgo es mayor si no está habitada. De ahí la practicidad de contratar una póliza de seguro para segunda residencia.

10 acciones que te haran ahorrar este verano

Además, aunque sea tu segunda casa, en ella también tienes cosas personales. Desde enseres sin valor a otros que van a tener mucho valor económico y hasta sentimental, así que también conviene protegerlos. Los seguros pueden cubrir el contenido, lo que te asegura que serás indemnizado si tus cosas sufren daños a consecuencia de un siniestro cubierto por la póliza.

Quizás te interesa:  Los daños más habituales en comunidades de vecinos

Beneficios de asegurar tu segunda residencia

Junto a todo lo anterior, hay una serie de ventajas extra para ti que se derivan de contar con un seguro de segunda vivienda.

El inmueble se mantiene en óptimas condiciones

Todas las casas tienen una serie de necesidades, especialmente si se produce un daño a consecuencia de factores como la humedad o la electricidad. Por ejemplo, si ha habido un cortocircuito y se ha quemado parte de la pared, o si la humedad ha creado una gran mancha de moho.

Al contar con una póliza para tu segunda residencia siempre puedes contactar con la aseguradora y solicitar la reparación. Esto permite que tu casa esté en las mejores condiciones posibles aunque no siempre vivas allí.

Te sientes más seguro ante un posible robo

Es posible que tu segunda residencia esté ubicada en una urbanización en la que durante muchos meses al año apenas vive gente, o en una pequeña población. Una casa cerrada, en un lugar sin demasiada vigilancia, es demasiado atractiva para los amigos de lo ajeno.

Si tienes un seguro, no tendrás que preocuparte tanto por la posibilidad de que entren a robar. Si esto ocurre, tu seguro te indemnizará por las pérdidas (si has asegurado el contenido) y se encargará de que todo en la vivienda vuelva a estar en orden: arreglando la cerradura, cambiando un cristal que haya roto el ladrón, etc.

Cuentas con servicios extra

Cuando tu segunda vivienda está ubicada en un lugar en el que no pasas mucho tiempo, es posible que no conozcas a ningún «manitas» que pueda encargarse de pintar, instalar una lámpara y hacer pequeñas reparaciones domésticas.

Quizás te interesa:  5 trucos para el mantenimiento de los paneles solares de tu casa

Este tipo de trabajos no están cubiertos por el seguro, pero muchas pólizas si te ofrecen el servicio de mandarte especialistas. Con solo hablar con tu compañía aseguradora tendrás en tu casa al profesional que necesitas para hacer esos ajustes de mantenimiento, decoración o bricolaje que quieres llevar a cabo. Eso sí, en este caso tendrás que abonar tú sus honorarios.

El seguro de segunda vivienda es una buena inversión

Aunque hay quién ve la contratación de una póliza de seguro como un gasto, de lo que hemos podido ver hasta ahora se desprende que es más bien una inversión. Porque cuando contratas un seguro de este tipo te estás protegiendo ante eventualidades que, si llegan a suceder, pueden suponer un auténtico problema para ti a nivel económico y personal.

Imagina que después de estar todo el año trabajando por fin puedes ir a tu casa de vacaciones. Pero cuando llegas descubres que una fuga de agua ha echado a perder el suelo de madera. Si tienes que ponerte tú manos a la obra para buscar a alguien que lo arregle, perderás buena parte de tus vacaciones. Y encima tendrás que asumir el coste de la reparación. Por el contrario, si tienes un seguro, lo único que tienes que hacer es llamar a tu aseguradora y ellos se encargan de todo.

Un seguro de segunda vivienda es un producto muy práctico que hará tu vida más sencilla cuando surjan adversidades de tipo doméstico. ¿Quieres conocer la mejor opción para tu segunda residencia? Déjanos ayudarte.

Artículos relacionados

Escribe tu teléfono y te llamamos nosotros

Horario de atención al cliente: de lunes a jueves de 9h a 18h y viernes de 9h a 14h