Salario emocional: cómo aumentar salarios sin incrementar los costes

Todo el mundo trabaja por dinero. Sin embargo, ya te habrás dado cuenta de que a la hora de elegir entre un puesto de trabajo u otro no solo se tiene en cuenta el sueldo ofrecido. Esto se debe a que como trabajadores hay muchos otros factores que influyen en nuestro bienestar y en una buena adaptación al puesto del trabajo, siendo uno de los más importantes el salario emocional.

Un fenómeno que se está extendiendo y que ha demostrado ser capaz de atraer y retener el talento. Pero, ¿de qué estamos hablando exactamente, cómo funciona este tipo de remuneración?

¿Qué es el salario emocional?

La concepción que se tiene de las relaciones laborales ha ido cambiando con el tiempo. En la actualidad, los empresarios cada vez son más conscientes de que sus empleados no solo trabajan por un sueldo. Desean ser valorados.

Es aquí cuando entra en juego el salario emocional. Se trata de una forma de retribución no monetaria. Diferentes aspectos que mejoran la calidad de vida del empleado, pero que no suponen un gasto extra para la empresa, o al menos no un gasto muy elevado.

Ejemplos de salario emocional

  • Posibilidad de teletrabajar algunos días de la semana.
  • Flexibilidad horaria a la entrada y la salida.
  • Ampliación de los permisos de maternidad o paternidad.
  • Formación de los trabajadores.
  • Reconocimiento público de los logros.
  • Creación de un espacio de trabajo agradable.
  • Medidas de conciliación.
  • Contratación de pólizas de seguro a favor de los empleados.

El factor psicológico frente al factor económico

Hasta hace unas décadas la única forma que tenían las empresas de motivar a sus empleados era con dinero. Si un trabajador era valioso, le ofrecían un salario más alto para retenerlo. El problema es que esto puede acabar disparando los costes laborales si se cuenta con un equipo muy bien capacitado y se teme perder a los empleados.

Con el tiempo, los psicólogos del trabajo empezaron a darse cuenta de que la motivación de los empleados va mucho más allá del dinero. Esto es lo que explicaba que personas con buenos sueldos decidieran abandonar su trabajo e irse a otras empresas en las que cobraban menos. Lo que buscaban estos empleados era mejorar su calidad de vida, algo que no podían lograr únicamente con un sueldo más alto.

Quizás te interesa:  Enfermedades preexistentes: ¿las puede cubrir el seguro?

A partir de ese momento el salario emocional empezó a cobrar fuerza como sistema de motivación y de mejora de la productividad. Sin embargo, no hay que caer en el error de pensar que el factor emocional pesa siempre más que el económico. Para que este tipo de salario sea efectivo es necesario que el empleado tenga un sueldo que le permita vivir dignamente. Si se tiene un sueldo bajo, el salario psicológico no es suficiente para motivar.

¿Qué ventajas tiene el salario emocional?

Ahora que ya sabes que el emocional es un complemento del salario económico, es hora de profundizar en las razones que hacen que cada vez se haya vuelto más popular en las empresas y entre los trabajadores.

Ayuda a atraer y retener el talento

Aunque hay mucho desempleo, a las empresas les cuesta encontrar personas que cumplan con el perfil adecuado para cubrir ciertos puestos. Además, en un entorno cada vez más competitivo es imprescindible contar con empleados talentosos.

Este tipo de salario del que estamos hablando puede ser un importante atractivo a la hora de captar talento y conseguir que los trabajadores más valiosos quieran trabajar en una determinada empresa. Pero también funciona con respecto para quienes ya son empleados de esta, puesto que consigue que no tengan ganas de marcharse a la competencia.

Al reducirse la rotación se reducen también los costes de contratación y formación, por lo que la empresa acaba ahorrando una cantidad significativa de dinero.

Reduce el absentismo laboral

El absentismo laboral es un importante problema para las empresas españolas. El número de bajas y de ausencias (incluso injustificadas) es mayor aquí que en los países de nuestro entorno. Algo que los especialistas consideran que se debe a que la mayoría de los trabajadores no están contentos con su empleo.

Quizás te interesa:  ¿Cuáles son los impuestos que debe pagar una PYME?

Como el salario emocional actúa como elemento motivador, los empleados se sienten más felices. En consecuencia, faltan menos al trabajo. De nuevo, esto supone un importante ahorro para la empresa.

Mejora la productividad

Si un empleado se siente valorado en su puesto de trabajo y sabe que es tenido en cuenta, se sentirá mucho más feliz. Su trabajo será para él una parte positiva de su vida, no algo parecido a una condena por la que debe pasar día tras día.

Un empleado feliz es un empleado mucho más motivado para afrontar sus tareas diarias e incluso nuevos retos, lo que hace aumentar su productividad. Esto le reporta a la empresa una gran ventaja competitiva en el mercado, porque no todas las organizaciones son capaces de mejorar a este nivel.

El salario emocional tiene beneficios directos tanto para la organización como para sus empleados. Genera un gana-gana del que todos los implicados se benefician. La clave está en aplicarlo bien. Por ejemplo, ofreciendo un seguro de salud o incluso de vida. ¿Quieres mejorar la motivación en tu negocio? Cuenta con nosotros para ayudarte.

Artículos relacionados

Escribe tu teléfono y te llamamos nosotros

Horario de atención al cliente: de lunes a jueves de 9h a 18h y viernes de 9h a 14h